En el cementerio de Fusagasugá no caben más fallecidos por COVID

El padre Víctor Hugo Sanabria, es ecónomo de la Diócesis de Girardot en Cundinamarca y actualmente es el administrador del cementerio de Fusagasugá.

En diálogo con 6AM Hoy por Hoy, explicó la precaria situación en la que está el cementerio del municipio y aseguró que no hay cómo cremar a los fallecidos por COVID, más de 235 personas han sido inhumadas y ya el cementerio no da abasto, mientras tanto el único horno crematorio, no ha sido autorizado para funcionar.

“Desde mediados del mes de diciembre ha habido un incremento significativo de fallecidos, cuando pensamos que todo terminaba, comenzó a crecer por causa del COVID. Tenemos un horno instalado con alta tecnología desde hace 10 años, pero no ha sido posible tener la licencia, esto nos ha dificultado los casos de COVID en la ciudad y los fallecidos han sido inhumados en el cementerio, pero por la cantidad de personas que han fallecido, eso nos está colapsando el cementerio

Asegura el padre Sanabria, que han recurrido a las autoridades locales, Alcaldía y a la CAR, pero la respuesta no es muy alentadora.

“Los protocolos del Ministerio de Salud dicen que los fallecidos por COVID deben ser cremados y esto debe ser cerca al lugar donde fallece, sin embargo, desde la CAR nos responden que en esta norma no es obligatoria la cremación”.

La situación es bastante preocupante, la escasez de bóvedas es cada vez mayor.

“En el cementerio tenemos alrededor de 235 personas entre COVID y posible COVID, en enero del año pasado fueron sepultadas 41 personas en total y en lo que va de este año vamos en 120 fallecidos, el incremento ha sido significativo y por eso la escasez de las bóvedas”.

Ahora, no solo el administrador del cementerio de Fusagasugá, sino también la comunidad, le están pidiendo a la administración municipal que tomen medidas para agilizar el nuevo POT, que estaría listo para presentarse en el mes de junio y de esta forma se pueda poner en funcionamiento el horno crematorio.

“Si la única razón que nos dan de no expedir la licencia para que el horno funcione es la licencia del suelo, por favor, que entre la administración y las autoridades que tengan que intervenir nos ayuden a solucionar este tema, para Fusagasugá el POT (Plan de Ordenamiento Territorial), esté atrasado hace más de 20 años”.

El alcalde de Fusagasugá, John Hortúa, explicó que la necesidad de nuevas bóvedas es urgente y que se viene trabajando para ampliar la capacidad del cementerio, mientras tanto se van a tomar medidas que permitan ir solucionando el problema.

“Efectivamente hay escasez de bóvedas, pero no se ha dejado de prestar el servicio, vamos a utilizar 5 bóvedas más y se planea la construcción de un bloque de 110 bóvedas más, estamos en ese proceso, el protocolo del Ministerio de Salud contempla que cuando en un municipio no hay más bóvedas, los municipios vecinos podrán respaldar y eventualmente hacer inhumaciones allí. Además, vamos a llevar fallecidos por COVID a la ciudad de Girardot en donde se podrán cremar y dar a sus familias”. Explicó el Alcalde de Fusagasugá, John Hortúa.

Desde la Gobernación de Cundinamarca ya están revisando el tema, mientras tanto los habitantes de Fusagasugá esperan que se pueda solucionar esta situación.

“Efectivamente hay escasez de bóvedas, pero no se ha dejado de prestar el servicio, vamos a utilizar 5 bóvedas más y se planea la construcción de un bloque de 110 bóvedas más, estamos en ese proceso, el protocolo del Ministerio de Salud contempla que cuando en un municipio no hay más bóvedas, los municipios vecinos podrán respaldar y eventualmente hacer inhumaciones allí. Además, vamos a llevar fallecidos por COVID a la ciudad de Girardot en donde se podrán cremar y dar a sus familias”. Explicó el Alcalde de Fusagasugá, John Hortúa.

Desde la Gobernación de Cundinamarca ya están revisando el tema, mientras tanto los habitantes de Fusagasugá esperan que se pueda solucionar esta situación.